icon-down icon-facebook icon-instagram icon-mail icon-twitter page-list reactor

Testimonios y Tips

Pamela Martínez

Edad43

Cúando

Ocupación

RelaciónPaciente cáncer de ovario

Contexto

Todo iba como de costumbre. Durante todo el año no había tenido ni un solo resfriado, pero un día me dijeron que tenía cáncer y como en las películas… Todo empezó a avanzar de manera rápida… Todo cambió. No lo puedo negar al principio fue impactante, principalmente, cuando, luego de mi operación escuché a mi hermano decirme que el doctor había sacado todo lo que podía, pero que el cáncer estaba muy avanzado y que tal vez no tendría más de dos años de vida (ya llevo 4!!! Así que les voy ganando a las predicciones).
No podía creer que tuviera cáncer de ovario en etapa 3. Yo había sido tan cuidadosa con mis chequeos ginecológicos anuales, entonces me preguntaba ¿por qué a mí? No sentí miedo a morir – creo que las personas muertas ya no sienten ni miedo, ni angustia, ni soledad, ni nada – pero sí sentí pena al pensar el sufrimiento que mi muerte causaría, sobre todo a mi hija y a mi mamá. Recuerdo que desde ese momento le dije a mi mamá que no se preocupara, que la última palabra la tenía Dios.
He escuchado a muchas personas decirme que soy muy fuerte, aunque yo no me considero fuerte. Sí creo que ante una noticia como esa, sólo existe una opción: LUCHAR. Estoy convencida que no han sido mis fuerzas, sino las fuerzas del Señor que en su infinita misericordia me ha permitido soportar tres operaciones y cuatro ciclos de 6 quimioterapias cada una, durante estos casi cuatro años de lucha. Mi vida ha cambiado por completo, ahora he dejado de trabajar pero dedico mucho más tiempo a las cosas que de verdad tienen valor, a mi familia, a mi hija, a mi salud. He aprendido que la vida es el hoy y que no hay otro momento. Yo creo que la vida es una lucha constante para todos, cada persona tiene diferentes preocupaciones y en mi caso mi lucha es por mi salud, un poco más fregado el tratamiento sí, pero ahí vamos con fuerza, con fe y con mucha esperanza.

Tips

1

Estilo de vida: Vivir el HOY:

Antes me pasaba la vida organizando, haciendo planes, me encantaba tener el control. Cuando el control se te escapa de las manos, aprendes a vivir el hoy.

2

Apoyo familiar: Unión de la familia:

El cáncer hizo que nuestra familia se uniera más, es irónico pero así fue. El apoyo incondicional de mi familia y amigos, y sus oraciones son las que me sostienen.

3

Estilo de vida: No tomar la enfermedad como una tragedia:

Lo que más me ha ayudado con mi hija es que no sienta que esto es una tragedia, sino que es algo que le puede pasar a cualquiera. Los cambios físicos, que son los más visibles son también los que más impactan. Al principio a mi hija le incomodaba que salga con turbante, por cómo me miraba la gente. Ella acababa de cumplir 11 cuando me diagnosticaron. Ahora, luego de 4 años de lucha, he decido salir totalmente calva y mi hija ya lo toma normal.

Ver más Tips
ir al sitio