icon-down icon-facebook icon-instagram icon-mail icon-twitter page-list reactor

Testimonios y Tips

Fabiola Marín

Edad42

Cúando2016

Ocupación

RelaciónPaciente

Contexto

Esta es la segunda vez que me detectan el mismo
cáncer. La primera vez en 2016 estaba en un proceso
de duelo y no le di la real importancia que es tener
esta enfermedad, Jamás hablé de lo que sentía y lo
tomé casi como si fuese un resfriado. Realmente
estaba enojada con el mundo, no quería sentirme
enferma, pero me sentía todo el tiempo tan agotada:
los tratamientos me hicieron “bolsa”. Te das cuenta de
que la sociedad no sabe cómo comportarse cuando
cuentas que tienes cáncer o alguna enfermedad
similar. Me pasaba al ir a la Isapre y tengo claro que
no lo hacían con mala intención, pero era siempre
escuchar \¿Pero cómo tan joven?” o la típica \;tienes
que ser fuerte\ o \cuando te preguntan ¿por qué?
como si uno quisiera estar enferma. Eso me enojaba
aún más con la vida y con la gente. Había días que no
quería que me preguntaran nada, sólo quería que esto
pasara. Todo ese año no me tomé ninguna fotografía
estaba con los efectos del tratamiento y no quería que
nadie me viera y menos recordar en lo que me había
transformado. Se supone que estaba todo bien, pasó
un año y a fines del año pasado me volvieron a
detectar el mismo cáncer; no se había ido esta
enfermedad. Sin embargo esta vez la enfrenté de otra
forma, hice más visible lo que me pasaba, no me
escondí, y estaba segura que no haría lo mismo que la
vez anterior. Empecé a comer más sano, a hacer más
ejercicios. Cuando me tuve que cortar el pelo (no se
me alcanzó a caer todo), me dije no ocultaré las

heridas, si ando morada o con un parche gigante por
donde hacen el tratamiento pues bien son mis heridas
de guerra y las muestro con orgullo. Ahora el
tratamiento hizo efecto y eso me tiene feliz. Esta vez
fue mucho más corto que la primera vez porque estuve
rodeada de mucho amor y compañerismo. Pero ya sé
que debo estar siempre haciéndome exámenes y
cuidándome.

Tips

1

Apoyo familiar: Los que te rodean:

La familia es muy importante. En mi caso liberar la culpa que uno siente porque sabes el dolor que generas a quienes te rodean. Si ellos te ven bien actúan bien. Explicarles que es lo que uno siente, hay días que uno se siente mal y es así. Lo bueno que no es para siempre, el otro día es mejor y así sucesivamente. Decirle a mi hijo fue una de las cosas más difíciles que tuve que hacer. Ver su cara de preocupación y saber que sus pesadillas eran producto de lo que yo estaba pasando fue horrible.

2

Otros: "La gente":

La gente como yo le digo, no tiene la culpa de no saber cómo reaccionar. Como sociedad evitamos temas que son sensibles y la muerte es uno de ellos. Aprendí a escuchar porque nadie va estar feliz por tu enfermedad y con los índices ahora lo más seguro es que tengan algún familiar con la misma enfermedad. Al tener cáncer sabes que sin importar la etapa siempre estarás con un pie al lado de la muerte y otro en lo que es vida; lo que hay al medio entre un pie y el otro es lo que hace la diferencia. Ya no me enojo por algún comentario o si me ofrecen alguna hierba milagrosa, doy la gracias y con mucha fe espero funcione.

Ver más Tips
ir al sitio